El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Infecciones del tracto urinario (ITU) en mujeres

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son problemáticas y dolorosas y, lamentablemente, son muy habituales; de hecho, es el tipo de infección bacteriana más común del mundo. Afectan más a mujeres que a hombres y la diferencia es evidente incluso tras el primer año de vida. ¿A qué se debe? En parte es por nuestra anatomía diferente.
women and uti fw

Las ITU en cifras:

  • Aproximadamente la mitad de todas las mujeres sufrirán una ITU durante su vida.
  • El riesgo de contraer una ITU es de 3 a 4 veces mayor en mujeres.
  • Aproximadamente un tercio de todas las mujeres a la edad de 24 años han tenido ITU.
  • Las mujeres entre 16 y 35 años tienen aproximadamente 35 veces más probabilidades de verse afectadas por ITU que los hombres.

Motivos por los que se sufren ITU

Las cifras pueden parecer un tanto injustas, pero tienen que ver con la anatomía de nuestros cuerpos. La uretra es más larga en los hombres y facilita la eliminación natural de las bacterias cada vez que se orina. Además, la posición de la uretra femenina, cerca del recto y de la vagina, lamentablemente la hace más propensa al intercambio de bacterias.

Las ITU son bastante habituales en mujeres sexualmente activas, aunque orinar antes y después de mantener relaciones sexuales puede contribuir a evitar la infección. Las mujeres con diabetes tienen más probabilidades de contraer una ITU debido a cómo afecta esta dolencia al sistema inmunitario.

Entre otros motivos, se encuentra el uso de anticonceptivos y antibióticos, que pueden alterar la flora vaginal normal. También se ha demostrado la importancia de factores genéticos y de los niveles de estrógenos.

El uso de sondas uretrales aumenta el riesgo de contraer ITU y por ello es importante aplicar la técnica correcta y elegir detenidamente la sonda. Por ejemplo, se ha demostrado que las sondas con recubrimiento hidrofílico reducen el riesgo de ITU y los usuarios suelen preferirlas.