El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Síntomas del tracto urinario inferior (STUI) en mujeres

STUI equivale a “síntomas del tracto urinario inferior” e incluye síntomas como frecuencia, urgencia, flujo deficiente y pérdidas. El término STUI se refiere a ambos sexos, pero se aplica con mayor frecuencia a los hombres, algo paradójico, ya que la prevalencia general es superior en mujeres.

women and luts fw
  • La incontinencia urinaria es entre 2,5 y 3 veces más habitual en mujeres.
  • El riesgo de sufrir una infección del tracto urinario es de 3 a 4 veces mayor en mujeres.
  • La vejiga hiperactiva es más común en mujeres.

Los STUI se dividen en dos categorías principales: problemas relacionados con el almacenamiento de la orina y con el vaciado.

Problemas de almacenamiento de orina

Es posible que notes pequeñas pérdidas accidentales al toser, estornudar o hacer ejercicio. Esto se conoce como incontinencia de esfuerzo y es común después del embarazo y del parto.

La pérdida de orina también es habitual en enfermedades neurológicas como la EM o por una vejiga hiperactiva (VHA). La vejiga se contrae cuando no debe y produce escapes. Esto se denomina incontinencia de urgencia.

Los problemas de incontinencia y almacenamiento de orina por lo general son más comunes en mujeres que en hombres.

Problemas de vaciado

La retención urinaria es lo opuesto a la incontinencia, es decir, cuando tienes problemas para vaciar la vejiga por completo. Cuando queda orina en la vejiga, aumenta el riesgo de sufrir infecciones. Si no se resuelve, los riñones pueden sufrir daños.

La retención es habitual en hombres de edad avanzada, pero bastante inusual en mujeres, a menos que se padezca una enfermedad neurológica, un prolapso o complicaciones quirúrgicas postoperatorias. 

La retención puede deberse a una barrera mecánica, como la hiperplasia de próstata en el caso de los hombres o a alteraciones musculares en la pared de la vejiga. Esto último se conoce a menudo como vejiga atónica y significa que los músculos de la vejiga son demasiado débiles para contraerse.

Los problemas de vaciado por lo general son más habituales en hombres que en mujeres.