El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Ahora estás en la web global de Wellspect. Para visitar la web de Norte América por favor haz click aquí click here

X
getting started parents full width

Recomendaciones y consejos para los padres

Los siguientes consejos y recomendaciones han sido desarrollados por profesionales sanitarios especializados en la atención de niños y adolescentes.

Adáptate a tu hijo

Los niños que han sufrido daños en la médula espinal puede que tengan reducida su función motora y su sensibilidad. En ese caso, tendrás que adaptar el entorno y el equipo de sondaje al estado de tu hijo. Siéntalo de forma segura y firme. Las manos de tu hijo deben permanecer libres para que puedan ayudar. Tómate el tiempo necesario para realizar el procedimiento, sin prisas y con paciencia. La rutina debe estar muy clara para él, así como la tarea que se le ha delegado. ¡Recuerda que mamá y papá también deben trabajar en una posición cómoda! La práctica lleva a la perfección y hace que sea más fácil.

Ten paciencia

Como padre necesitas cierta dosis de paciencia para usar una sonda en un niño (especialmente cuando tiene de dos a cuatro años con una fuerte voluntad propia). Enseñar a un niño a orinar utilizando una sonda lleva tiempo. Anímale a participar en el vaciado de la vejiga lo antes posible. Ten calma, sé metódico y utiliza sus propios términos, poco a poco el sondaje empezará a formar parte de vuestro día a día.

Hay trucos que pueden ayudar a tu hijo a recordar cuándo se debe sondar. Procura no agobiar ni regañar, porque puede que el resultado sea contrario al pretendido. Es importante adaptar las horas programadas para vaciar la vejiga de tu hijo a su estilo de vida diario. Se puede realizar en conexión con otras actividades, como comidas, meriendas... Muchos niños utilizan sus teléfonos móviles a modo de recordatorio. En la escuela conviene programar el sondaje para que se acomode a la actividad escolar de tu hijo. Hay que dejar que los niños tomen, en la medida de lo posible, la responsabilidad de vaciar su vejiga. Es importante insistir a los educadores y profesores que, a veces, la acción de recordar en cada momento a los niños que tienen que evacuar su vejiga puede ser contraproducente. Poco a poco les surgirá de ellos mismos acudir al baño reforzando su confianza. En ocasiones, esa será una tarea algo dura, pero ver cómo tu hijo aprende a confiar en sus posibilidades merece la pena. Para él, saber que puede ir al servicio sin necesidad de nadie, a casa de un amigo, una excursión con el colegio o unas colonias, supone un gran refuerzo de su autoestima y autoconfianza.

¡Que participen!

Al igual que todos los niños, el mejor para que tu hijo aprenda a sondarse es cuando empiece a sentarse en el orinal o inodoro, es decir, a partir de dos años. Es más fácil vaciar la vejiga si tu hijo está sentado y participa en el sondaje, así que aprovecha la curiosidad natural de los niños para que sea él el que lleve las riendas. Deja que coja la bolsa de la sonda, que la inspeccione e, incluso, que se quite la sonda cuando hayáis terminado. Si tenéis una muñeca con un agujero para hacer "pipí" tu hijo podrá practicar el procedimiento para insertar la sonda, así fomentarás su destreza a la hora de manejar la sonda hidrofílica perdiéndole el miedo. Con el tiempo el sondaje se convertirá en algo natural para él si le animáis participar desde el principio. Además, aumentará su autoestima y disfrutará de una mayor independencia en la vida.

Cuando tu hijo alcance la edad preescolar puedes empezar a enseñarle a practicar el autosondaje de forma más activa con un muñeco. También ayuda mucho dibujar con él el proceso desde cómo se crea la orina hasta que él mismo la expulsa a través de la sonda hidrofílica.

Llegado el momento de vaciar la vejiga deja que intente buscar su uretra e insertar la sonda por sus propios medios. Incluso cuando haya aprendido a insertar una sonda es importante que le ayudes a asegurarse de que su vejiga se haya vaciado de forma apropiada y correcta. Cuando empiece a ir a la escuela le servirá de ayuda poder vaciar su vejiga con una sonda sin la participación de nadie.  

Comparte