El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Ahora estás en la web global de Wellspect. Para visitar la web de Norte América por favor haz click aquí click here

X

Guía rápida de los distintos tipos de sondas

A menos que tengas que empezar a usar sondas, lo más probable es que no sepas mucho acerca de ellas. Y sabemos que al principio puede dar miedo, o parecer difícil e intimidante, pero en cuanto domines la técnica, se convertirá en un hábito como cualquier otra rutina diaria. 


Empieza familiarizándote con los conceptos y los términos básicos. 


¿Qué es una sonda?

Una sonda es un tubo fino con frecuencia fabricado con un material plástico blando que se puede insertar en el cuerpo. Las sondas se consideran dispositivos médicos y las prescriben los médicos.

¿Por qué se necesita?

Una sonda urinaria se usa para vaciar la vejiga cuando esta no puede vaciarse de forma normal. Este proceso se denomina cateterismo, o sondaje, y puede ser necesario tras una cirugía o durante una hospitalización.

Muchas personas lo utilizan a diario y forma parte de su rutina diaria porque sufren una disfunción vesical a causa de otro diagnóstico, como una lesión en la médula espinal, espina bífida, esclerosis múltiple (EM), enfermedad de Parkinson, diabetes, derrame cerebral o incontinencia.

Distintos tipos de sondas urinarias

Existen distintos tipos de sondas urinarias.

Sonda permanente

Una sonda permanente es aquella que permanece dentro del cuerpo durante un periodo de tiempo mayor. Existen dos tipos de sondas permanentes: la sonda permanente uretral que se inserta a través de la uretra a la vejiga. Y la sonda permanente suprapúbica, que se inserta a través del estómago directamente a la vejiga. 

La inserción de estas sondas la realizan profesionales sanitarios y se dejan dentro del cuerpo durante el tiempo que sea necesario. Cuando se usan a largo plazo, normalmente se cambian cada 1 o 2 meses.

indwelling catheter in a health care setting promo image

Sondas intermitentes

Una sonda intermitente se inserta en la uretra a demanda para vaciar la vejiga y se quita inmediatamente después. Los usuarios aprenden a insertarse la sonda por sí mismos y se trata de una técnica sencilla que puede realizar la mayoría de personas.


Incluso los niños de siete u ocho años pueden aprender a insertarse sondas y las personas con una función manual reducida también pueden hacerlo mediante material de ayuda.

El cateterismo se realiza aproximadamente con el mismo intervalo con el que normalmente iría al servicio, entre 4 y 6 veces al día.
intermittent catheter promo image
Spina Bifida

¿Qué sonda utilizar?

El sondaje intermitente (SIL) es el método de preferencia para vaciar la vejiga cuando no se puede hacer de modo natural. Es seguro a corto, medio y largo plazo, y reduce al mínimo los riesgos habituales como las infecciones del tracto urinario (ITU), las estenosis, las complicaciones por piedras en la vejiga y el deterioro del tracto urinario superior.


El cateterismo intermitente es lo más parecido a la forma natural de orinar y aporta al usuario control y libertad. En el caso de los usuarios a corto plazo, el sondaje intermitente les ofrece una recuperación más rápida para poder volver al vaciado natural de la vejiga tras la cirugía.


Entre los distintos tipos de sondas intermitentes, las pruebas demuestran que las sondas hidrofílicas de un solo uso son las mejores para reducir el riesgo de sufrir complicaciones.

¿Te gustaría obtener más información y escuchar casos de otros usuarios?

Podemos ayudarte: contamos con más de 30 años de experiencia en investigación y desarrollo y nos basamos en el testimonio de nuestros usuarios, cuyas historias y comentarios te resultarán de gran utilidad.

Comparte