El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Ahora estás en la web global de Wellspect. Para visitar la web de Norte América por favor haz click aquí click here

X

Más de 30 años después las personas sigue confiando en las sondas hidrofílicas LoFric

En 2013 Wellspect HealthCare celebró el 30 aniversario de las sondas LoFric®. Año tras año, LoFric se ha convertido en un sinónimo de confort, seguridad y confianza hacia catéteres y profesionales de la salud. Desde el primer día hemos escuchado atentamente a las personas que utilizan nuestros productos y servicios para facilitarles la vida y mejorar la calidad de su día a día.

El primer gran paso lo hicimos en 1983 con el lanzamiento de LoFric, la primera sonda hidrofílica (sólo necesita agua para lubrificar) del mercado. Con la comercialización de los catéteres que incluyen la Tecnología de Superfície Urotonic™ facilitamos el proceso de autosondaje haciéndolo más confortable y menos doloroso que nunca. A lo largo de los años hemos innovado y mejorado nuestros productos: más discretos, más fáciles y completamente adaptados a la vida de nuestros usuarios.

Estamos muy orgullosos de nuestros éxitos por eso queremos seguir trabajando para encontrar la solución perfecta. Nuestros esfuerzos se centran en aportar las mejores soluciones a molestos problemas. Queremos ayudar, ayudaros, ayudarte. Marcamos la diferencia hace 32 años, y seguiremos trabajando intensamente durante los próximos 30 años para convertirnos en el mejor aliado de la salud de las personas y profesionales sanitarios.

30 años mejorando y cambiando la vida de muchas personas

Existen muchas maneras diferentes de vaciar tu vejiga. Para aquellos que no pueden hacerlo de la manera que el resto y necesitan la ayuda del autosondaje, no debería ser un impedimento para seguir con una vida plena y llena de actividades. El equipo detrás de LoFric ha tenido siempre este concepto en mente desde que, hace 30 años, se creó la primera sonda hidrofílica. Nuestro objetivo fue, es y será, que tengas un problema menos en tu vida.

Antes de LoFric, los catéteres permanentes eran la solución más común de sondaje. Aunque el autosondaje existía como una alternativa, LoFric fue la primera sonda hidrofílica lo que supuso, en aquel momento, toda una revolución. LoFric sustituyó la necesidad de utilizar los incómodos y poco efectivos geles por una tecnología avanzada y volcada en mejorar la vida de sus usuarios. Aseguramos la fricción más baja del mercado por lo que minimizamos el riesgo de sufrir daños, molestias o infecciones.

Gracias al incansable y apasionado trabajo de Jan Utas, director del departamento de Urología de Wellspect HealthCare, y su compañero Håkan Melander, la familia de sondas LoFric comenzó su producción en una antigua fábrica de motosierras.

"Cuando nos mudamos, limpiamos a conciencia una de las habitaciones" dice Jan Utas, "pero el resto del edificio siguió teniendo el aspecto de una fábrica de motosierras"

Aunque los catéteres hidrofílicos ya se habían explorado años anteriores, estos dos investigadores concentraron sus esfuerzos en hacerlo realidad y crear un producto que realmente solucione problemas y molestias. Experimentaron continuamente en la antigua fábrica hasta llegar a construir todo un laboratorio. "Tratamos los catéteres con diferentes soluciones hasta que conseguimos llegar a la capa correcta", comenta Utas. "Pedimos especialmente una máquina para crear automáticamente catéteres. Aunque más tarde nos dimos cuenta de que necesitábamos ajustar los procesos de producción por lo que tuvimos que pedirle al creador de la máquina que la cambiase según lo que teníamos en mente". Cuando la nueva máquina llegó, en febrero de 1983, el equipo de investigación movió toda la producción a la pequeña fábrica. Su dedicación recogió sus frutos y en agosto de ese mismo año se lanzaba la primera sonda LoFric.


Revestimiento isotónico 

Rápidamente LoFric empezó a ganar admiradores en el sector de la salud que vieron el enorme potencial que proporcionaba esta sonda: independencia y muchas ventajas en cuanto a seguridad a la hora de autosondarse.

A medida que aumentaba el número de usuarios algunos de ellos explicaron que tenían inconvenientes a la hora de extraer la sonda. "A pesar de todos los tests, no fue entonces cuando, gracias a cientos de usuarios, identificamos el problema. Sospechábamos que tenía que ver con la osmolalidad (concentración de partículas en el revestimiento de la sonda). Así que desarrollamos una nueva fórmula que convirtió la capa exterior en isotónica hacia la orina, ¡y funcionó!"

Este cambio tuve una gran acogida en el sector siendo el Doctor Lars Sullivan, del departamento de neurocirugía del Hospital 

Sahlgrenska de Gotemburgo, uno de los primeros en adoptar las nuevas sondas. Introdujo los catéteres en la espina de pacientes accidentados, aquellos que previamente habían utilizado sondas permanentes con bolsas colectoras que debían ser cambiadas por personal sanitario cualificado.

“Queríamos encontrar una alternativa a este tipo de catéteres”, dice Utas. “Ser uno mismo capaz de vaciar tu propia vejiga normaliza tu vida de una manera absoluta. Con LoFric el paciente puede autosondarse cinco veces al día de la misma manera que tu irías al baño normalmente”.


Diluyendo los límites

Las sondas LoFric de entonces junto a las de hoy en día siguen teniendo en común esa capa que las hace tan especiales. Y, aunque hayan ocurrido muchas cosas desde ese agosto de 1983, LoFric ya no es sólo un catéter, es toda una familia que ofrece una solución a la medida de cada usuario.

A lo largo de los años, el desarrollo de la familia LoFric se ha realizado junto a la colaboración de profesional médico y, sobre todo, los pacientes. “Y ese desarrollo seguirá”, dice Utas, “siempre se puede mejorar. Estamos constantemente trabajando para mejorar el uso de las sondas y alejando y diluyendo los límites que tienen las personas que deben autosondarse cada día. Cuanto más fácil sea el envoltorio de abrir, por ejemplo, más personas podrán beneficiarse de LoFric. Teniendo en cuenta, evidentemente, que ese envoltorio no interfiera con las exigencias de un producto esterilizado y protegido que dure a lo largo de tres años”.

“Queremos que las sondas tengan un aspecto bonito y discreto, porque si una LoFric se desliza del bolso del usuario no debería ser evidente de que se trata de un catéter. Y creemos que hemos recorrido un buen camino en ese aspecto con LoFric Sense y LoFric Origo.”

Fácil manipulación

Una de nuestras áreas con mayor expansión es la dedicada a facilitar la manipulación de las sondas para aquellos usuarios que tienen problemas de movilidad en las manos.

“Lo ideal sería crear ajuste completamente individualizados en los productos para cada usuario”, dice Utas. “Desgraciadamente esto sería demasiado costoso… Todo el mundo necesita recortar costes, especialmente en la sanidad, ya que manteniendo los precios bajos permitimos a más personas llegar a nuestra familia de sondas hidrofílicas LoFric. Por esa razón estamos siempre buscando maneras de mejorar los procesos de producción haciéndolos más sencillos y menos costosos. Producimos y distribuimos productos adaptados para personas con movilidades reducidas, y si encontramos otras maneras de ser de ayuda, sin duda iremos a por ellas”.


El planeta, el medioambiente, la Tierra

“Queremos que los materiales de los que están hechos los catéteres y sus envases sean responsables con el medioambiente”, dice Utas. “Por temas de seguridad, no usamos materiales reciclados en nada que esté en contacto con las sondas, pero sí que lo son las cajas que llevan los transportistas. Además hemos desarrollado un nuevo material para las sondas: POBE (PolyOlefin Based Elastomer), el cual sólo genera agua y dióxido de carbono al ser combustido”.

Antes de que las técnicas de sondaje se desarrollasen, las personas con lesiones medulares solían morir por daños en sus riñones. A lo largo del siglo XX, y gracias al autosondaje, su esperanza de vida ha crecido exponencialmente pareciéndose a la de las personas sin ningún tipo de lesión medular

“Creo que todos los que trabajan con LoFric se sienten orgullosos de formar parte de este progreso. Nos sentimos plenos al formar parte de algo tan importante, médicamente, como socialmente: cada día hacemos la vida de las personas más sencilla y contribuimos a mejorar su calidad de vida… Eso lo verdaderamente gratificante”


LoFric® es la marca comercial registrada de Wellspect HealthCare.

Comparte