El contenido de esta página está restringido sólo para profesionales de la salud debido a la obligación exigida por Ministerio de Sanidad en el Real Decreto 9/1996 de 15 de enero, y en cumplimiento del mismo.

¿Eres un profesional?

Ahora estás en la web global de Wellspect. Para visitar la web de Norte América por favor haz click aquí click here

X

Retención

La retención puede considerarse como lo opuesto de la incontinencia. En este caso el problema consiste en el vaciado incompleto de la vejiga o problemas de vaciado en general. La incapacidad para vaciar totalmente la vejiga puede tener muchas causas que se dividen, generalmente, en retención urinaria aguda y retención urinaria crónica.

Retención urinaria aguda

La incapacidad repentina de orinar suele ser sintomática de otra condición que requiere tratamiento. Puede estar ocasionada por obstrucciones en la vejiga o en la uretra (el conducto que permite que la orina salga de la vejiga al exterior del cuerpo), por una interrupción de información sensorial en el sistema nervioso (por ejemplo una lesión en algún nervio o en la médula espinal) o por la inflamación de la vejiga (por ejemplo, retrasando la micción durante un largo período de tiempo). Además de una evidente y repentina incapacidad para vaciar la vejiga, las personas con retención de líquidos aguda suelen experimentar una distensión del abdomen. 

Las complicaciones de la retención urinaria no tratada pueden ser daños en la vejiga e insuficiencia renal crónica. El tratamiento consiste en vaciar la vejiga de orina con sondaje intermitente junto con el tratamiento de la causa subyacente.

Retención urinaria crónica

La causa de la retención urinaria crónica suele ser, al igual que en la retención aguda, una condición independiente que requiere tratamiento. Puede ser un bloqueo en la salida, una musculatura vesical débil, un problema neurológico o el efecto secundario de un fármaco, por nombrar algunas. Los síntomas pueden ser confusos porque, aunque puedes orinar, puedes tener problemas para iniciar la micción o para vaciar totalmente la vejiga. Es posible que tengas que orinar frecuentemente o que sientas la necesidad urgente de orinar pero con escasos resultados al llegar al inodoro. También puede suceder que sientas la necesidad de repetir poco después de acabar de orinar. Al mismo tiempo puedes tener pérdidas de orina entre el proceso de vaciado a causa del sobrellenado de la vejiga (incontinencia por rebosamiento). 

Debido a estos síntomas confusos, la retención crónica puede diagnosticarse con bastante frecuencia como vejiga hiperactiva o incontinencia por urgencia. Esta confusión es grave ya que el tratamiento por hiperactividad consiste básicamente en "tranquilizar la vejiga" con fármacos, lo que, por supuesto, aumenta el nivel de retención. Tu médico puede solicitar la realización de una ecografía o la medición de la orina residual después del sondaje para asegurarse de que no padeces retención. Las complicaciones de la retención crónica no tratada pueden ser infecciones del tracto urinario, daños en la vejiga, incontinencia e insuficiencia renal crónica. El tratamiento es parecido al de la retención aguda, centrándose en el tratamiento de la causa subyacente y en el vaciado frecuente de orina mediante autosondaje intermitente.

¿Cómo puedo ser incontinente si mi problema es la retención?

La incontinencia y la retención son problemas totalmente opuestos. Sencillamente la incontinencia dificulta contener la orina mientras que la retención dificulta expulsarla. Pero la retención puede impedir que vacíes la vejiga totalmente. Tu cuerpo continúa produciendo más orina que la que expulsas en cada visita al servicio. Finalmente, la acumulación de orina supera la capacidad de tu vejiga para retenerla por lo que el resultado son pérdidas de orina así como el posible retroceso de la orina a los riñones o daños en el músculo vesical. Tanto si las pérdidas se deben a retención o a incontinencia, la buena noticia es que el autosondaje puede ser un medio de ayuda fácil y rápido. Las sondas te ayudarán a asegurar que tu vejiga se vacíe totalmente, evitando el sobrellenado, las pérdidas y posibles problemas de salud.

Comparte